viernes, 6 de junio de 2014

La deducción ecologista, la relación cibernética y las frutas pasadas.

La vida en Matailusiones es sencilla hasta ahora. No hay demasiados lusers que den la brasa y eso me permite mantenerme dentro de unos niveles de productividad aceptables.

El problema es ir y volver todas las mañanas, moviéndome con diferentes medios de transporte con puntos surrealistas, como los indicadores de tren con Internet Explorer:


También es surrealista que los autobuses del circuito en el polígono entren al aparcamiento usando un palo bastante largo en plan "varita de Harry Potter". Esto lo dejo mas a la imaginación, pero adelanto que las barreras y el automatismo llevan cascados una semana.

Pero lo que ya no es de recibo es que los ciclistas no respeten semáforos, pasos de cebra y reglamento general de circulación, y es que no hay día que no vea algún coche o autobús teniendo que parar porque un ciclista se atraviesa en un cruce, ains que ganas tengo de que se obligue a tener carnet y seguro para circular también con bici.

Llego al edificio y presencio el cambio de guardia, cuando entra Segurata al tajo, que es un poco así como que hipnótico, al estilo de los Beefeaters, pero sin un peluche por gorra.

De momento se confirma que ya hay un nuevo zulo para mi, aunque voy a conservar mi antiguo taller defendiéndolo con mi mejor armamento, solo por si acaso.
Tendré mi despachito mas un par de cubículos para mi, una sala con ocho cubículos para los de soporte que empezarán a venir ya, y el CPD que me lo han ampliado por fin, ya tengo treinta metros cuadrados de sala aislada.

De momento solo saco un defecto, y es que la pared sigue estando en el gotelé de los años ochenta que tan rectas ha hecho las paredes torcidas.

Están con el cableado y me he quedado sin batería, pero no tengo ganas de bajar, así que me he hecho este invento.



Se me acerca uno de los electricistas y se queda mirando.
- Hace un calor que no es normal aquí dentro.
- Será porque como no hay nadie, no está climatizado. - Lo mismo se mosquea el chispa.
- ¿Como que no hay nadie? ¿y nosotros? ¿somos plantas o que? - Lo dicho, mosqueado.
- Quiero decir que no hay puestos de personal registrados en esta planta. Soy SistemasN3, y eso que estás cableando es para mi, así que enséñame como está que no quiero sorpresas.

Dejo colgado el teléfono con el colgador y me acerco a los despachos.
- Que fino el invento para colgar el movil, pero yo tengo uno mejor.
- Vale, pero vamos a lo del cableado. - Perfecto. Lo que me faltaba, que se ponga ahora a contarme que tiene un superteléfono de copón. Mas me vale que no se ponga pesado que me voy tener que poner a currar. - Quiero al menos seis tomas schucko F en este banco, y tres en el otro. Y los magnetotermicos los pones de 20A.
- Pos no pides ni na. ¿Cuantos móviles necesitas cargar? el mio se carga con muy poquito.
- Quiero trabajar y ya está. Hazlo.
- Pero espera quillo. Mira el teléfono guapo que me ha regalado mi sobrina. Es mas potente que mi ordenador de casa.

Esto supera ya mi nivel de tolerancia. Un onanista de la manzana poniendo pegatinas a un Ay!Fon 3gs con mas de 4 años.
- Tranquilo chispa, tienes un gran trasto. - Doy un taconazo me pongo firme y desfilo hacia la puerta, recojo mi invento y me voy a desayunar, que ya he aguantado mucho en lo que va de mañana. Mas vale que la máquina siga teniendo palmeras de chocolate.

Hasta la próxima, que será en poco.