martes, 9 de diciembre de 2014

La orientación constructivista 2: Una crisis cyberpunk

Continúo.

Ayer fue un día de locos. Caídas de servicio de una OMV, Lanzamiento oficial de Fedora 21, en tres capítulos eso si, y una grandísima necrológica de Ralph Baer, al que tantas horas de fructífero entretenimiento debemos.

Cómo tantas otras veces, veo que tras un fin de semana largo los periodistas tratan de quitar el polvo y las pelusas a lo que no han hecho durante el fin de semana. Señores, la necrológica es del día 6, no del martes después de la fiesta.

Pero claro, no solo es eso. ¡¿Cómo puede ser solo eso?!

Lo primero que hago es ver el móvil, y no hay llamadas, no hay mensajes y no hay cobertura...
- !¿No hay cobertura?! - Ya me parezco al Mojamuto.

Voy saliendo de casa, vuelvo a entrar y decido currar en remoto. No quiero aguantar usuarios en una caída en masa de su segunda línea de telefonía, y a mi no me van a pillar de otra forma que no sea correo.

Y claro, necesito un ruido de fondo. Hoy le toca a la radio, la cual quito tras 20 minutos escuchando absurdos sobre deporte, cosas que no me interesan y una breve reseña sobre un fabricante de juegos de ordenador para teléfonos con ruleta, analfabestias como ellos solitos si señor.

Si no me has leído antes, echa un vistazo al anterior La orientación constructivista 1: Una crisis cyberpunk.

Lo primero es llegar al servidor perimetral, lo que no voy a decir es cómo, y que cada uno lo haga como más le guste, pero con dejar una copia de lo descargado en para futuras actualizaciones y modificaciones, será suficiente.


No tiene por qué medir exactamente lo que pone, esto variará en función de los paquetes descargados y sus versiones, y lo normal estará entre 25 y 150 MiB.
Solo hay que lanzar el nuevo instalador, a ser posible con privilegios administrativos.


La opción esta vez será la instalación desde directorio local.


La ubicación dependerá del gusto de cada quién, pero a mi esta me gusta bastante, y ya explicaré por qué otras pueden ser graves errores.


Me he traído los paquetes a esta otra ubicación, por dejarlo aquí.


Podemos ser minimalistas y seleccionar solo lo que sea interesante y útil, pero ya que solo hemos descargado lo que necesitamos y sus dependencias, pues que se instale todo lo que hemos traído. Para cambiar todo, basta con pulsar en el "Default" junto al "All" hasta que se quede como "Install".


Se resolverán las dependencias.


Y se instalará a su ritmo.


Hasta que esté completado.


Los puristas de sistemas Unix me maldecirán por lo que estoy a punto de hacer, pero quiero ser maldecido.
Mis lusers y allegados no tienen ni idea de que por qué hay que lanzar los comandos con su FQPN, ni de permisos ni de nada, así que para evitar problemas, simplificaré al máximo todo esto, haciendo que cualquier comando sea accesible por el sistema desde cualquier punto, solo con invocar el comando.


Dentro de las propiedades del sistema, en la pestaña de avanzadas, existe la posibilidad de definir y modificar las variables de entorno del sistema, y la interesante es la variable "Path". Ah, qué tiempos aquellos cuando se realizaban concatenaciones en el autoexec.bat para definir y se podían redefinir de nuevo en cada script haciéndolas locales... Bueno, por lo menos se puede hacer lo segundo aún.

Tanto si es de 32 bits como de 64 bits, quien mande será lo que se escribió en su momento.


Tengo ambas consolas, y faltaría una tercera, la de powershell, pero de momento me quedo así, y una consola Cygwin no es capaz de ejecutar comandos internos de DOS.


Pero la consola CMD de Windows si es capaz de ejecutar todos los componentes de Cygwin.


Es más, una consola puede invocar a las otras, lo cual me servirá para que ManoloElDelBombo no de mucha guerra diciendo que no sabe usar esto.
Puedo dejarle hasta que use powershell si algún día aprende.


Solo queda un pequeño detalle, que dará una pequeña idea de cómo se estructura Cygwin en un entorno Windows.


Espero ver algún comentario en el que me diga algo antiguo muy parecido a esta estructura, pero ahora se me ha hecho tarde, seguiré otro día, que aún queda el tema de la seguridad y del servicio.