jueves, 5 de noviembre de 2015

Windows 10 y la vuelta al cole (III). Una regresión anacrónica

Creo que el día se está aletargando, y la razón está en las judías.
Me acerco a la máquina nueva del pasillo y, claro, una gran novedad.
Averiada.
En fin, café soluble y agua hirviendo de la fuente.

Vuelvo a mi refugio cuando veo a Cargoso, Algo venir de frente y sin frenos. Como en los antiguos problemas del tipo "el tren A Sale del punto B y el tren C sale del punto D". Desastre asegurado.

- ¡Sistemaaaaahhhhhh!
- Hombre, a esa velocidad es lógico que se te caiga mi café encima. - Y mis manos de mantequilla contribuyendo al desastre.
- Quema quema quema....
- Ve a enfriarte al baño que lo vas a poner todo perdido. Y me debes un café.

Me alejo paulatinamente y veo a Cargoso, Algo despotricar y dar golpes al baño. Volverá.

- ¡Sistemas!
- Joder Algo, que desmejorado te veo. - Un pollo mojado tiene mejor pinta.
- ¡No te pongas chulo conmigo! Y sube inmediatamente que esa chatarra de ordenador dice que no hay espacio. - ¿Que habrá hecho este elemento para llenar un SSD?
- Vale. Voy a darme un paseo. Vas a chorrear en tu sitio que me estás enguarrinando esto. ¿No tendrías que venir mas arregladete? - Si es que me las ponen a huevo.
- Encima cachondeo. Te la estás cargando.
- Si quieres cojo el riel. - Pienso doblárselo en los lomos antes o después.
- ¡Vamos! - Chulito encima.
- He dicho que voy a dar un paseo. Tu vas a tu sitio y yo voy al despacho de Lisa porque me estás gritando, otra vez.
- Valevalevalevalevale, perdona.
- Eso está mejor, pero de todas formas, voy a devolver su pendrive limpio de virus. Dame diez minutos.

Veo como Algo sube y yo aprovecho para pillar otro cafetito, por si acaso.

Tras diez minutos, que pudieron ser veinte, me acerco con el café casi frio ya, pero aún no lo suficiente como para no molestar.

- Hola Algo, ¿cómo es posible llenar en un día el disco duro?
- No lo sé. Eso si, me ofrece instalar Windows 10 y quiero tenerlo en este de trabajo igual que el portatil, pero me pide cuenta de administrador. - ¿Y que esperabas gilipollas? El tema es cómo ha conseguido meter una actualización no autorizada en WSUS. - ¿Me das la clave?
- No. Y te voy a dejar con el disco duro lleno.
- Quiero Windows 10. Y lo quiero ya.
- No. No es corporativo y se acabó. Tienes Siete y te sobran ocho. - A ver si entiende la indirecta...
- ¡Sistemas! Te lo ordeno. - ¿Ordenes a mi? Pobrecito.
- ¡Solón, Jonás, Ardenoi, Yo te invoco! Acabad con el infiél. Y que te den. - Me doy la vuelta y le dejo intentando pillarlo.
- ¡Sistemas! ¡Sisteeemaaas!

Vuelvo a mi refugio, escribo un par de mensajes a Manolo y a Lisa sobre Algo

Investigo sobre el KB que realiza la reserva y actualización a Windows 10 y encuentro esto:
Joder con la todopoderosa corporación, si ahorran en letras y todo.

El caso es que realiza una reserva de casi 6 Gb en el disco C, y transfiere datos de forma opaca. Esto ya lo investigaré, mientras tanto, espero a que Cargoso, Algo se large a cambiar de camisa para atacar su equipo por VNC.

Empezamos. Hay un icono con una ventanita cuadrada, el de la izquierda del antivirus.
 Veo que en efecto ha hecho la actualización por Windowsupdate. Lo mismo hastya ha conectado el PC por el movil a internet para saltarse los proxys y mi WSUS. Se va a quedar sin puertos USB.
 Confirmado, un viernes por la tarde-noche.
Pues nada, Panel de control, agregar o quitar programas... Uy que esto es un siete y sigo pensando en plan 2003.
Corrijo: Panel de control -> Programas -> Programas y características -> Actualizaciones Instaladas. Y localizo el KB
 Pues nada, botón derecho, desinstalar.
 Si ya, espero, pero date prisa que este es capaz de volver.
Reinicio y veo que ya no está.
Saco el equipo a una red aislada y abierta a Internet, para que no se conecte a los sistemas de la empresa, como si fuese una casa particular.
Lanzo Windowsupdate contra el Wsus público de microsoft y veo que intenta meterme otra vez el parche
 Pues nada, botón derecho, ocultar actualización.
Y devuelvo el equipo, reiniciado a su sitio, de nuevo con espacio suficiente, y aprovecho para cargarme la carpeta de caché de iTunes y un par de cosillas mas. Nota mental: "Bloquear la instalación de ese malware".

Volverá a por mas. Lo sé.